Jueves, 16 Junio 2016 00:00

La juventud en el sector universitario

Escrito por  Octavio Hernández de Jesús. Pastoral Universitaria, Diócesis de Valle de Chalco
Valora este artículo
(0 votos)

La juventud en México como en el mundo, ha venido tomando un alto título de relevancia para la mayoría de los ambientes de interés social.

Ciertamente el potencial que caracteriza a los jóvenes es de suma importancia, para quiénes han sabido canalizar estas aptitudes en el ideal por alcanzar el bien común; no obstante, saltan a la luz pública algunas reservas de quiénes han hecho de su juventud un sinnúmero de actos ilícitos fomentando la delincuencia y la muerte, esto como resultado de la falta de acompañamiento durante la infancia o adolescencia que conduce directamente a una vida sin sentido donde la esperanza suele ser siempre la más ausente.

En años recientes, la importancia de la juventud ha tenido un realce altamente amplio en casi todos los sectores de la sociedad. El sector universitario, como parte proporcional de la juventud, es quizá el espacio donde ha sido más notoria la sobre estima de los jóvenes de hoy, ejemplo de ello es que dentro de nuestra cotidianidad escuchamos frases como “el futuro del mundo está en los jóvenes”, sin embargo, a juzgar por la realidad actual esto resulta algo temerario; el simple hecho de imaginar el desenlace de nuestros días en manos de una juventud cuya educación se ha venido condicionado por un sistema corrupto que lejos de brindarles mayores oportunidades les priva cada vez más de sus propios derechos civiles y hasta humanos, mostrando al mundo una falsa visión de la juventud al criminalizar su imagen y corromper su uso de razón.

Pareciera ser que la cultura del "descarte" y de la "falseabilidad" nos ciega hasta volvernos indiferentes ante lo que sucede en nuestro derredor como si nadie fuese responsable de la realidad en que vivimos.

Es sumamente importante que cada uno asuma con valor el compromiso que como sociedad debemos en atención especial hacia los jóvenes. Probablemente la solución más eficaz que a todos compete es la educación, y es que, apostar por una educación integral que permita al joven de hoy alcanzar sus ideales, facilitará también su desarrollo profesional y desde luego su destacada participación dentro de la sociedad de manera activa.

Desde la universidad como máxima casa de estudios donde se cultiva el saber y se promueve la realización personal, hasta las escuelas de nivel básico, se ha de insistir por trabajar una formación integral que ayude a los jóvenes y adolescentes a forjar un carácter propio, justo y con mentalidad abierta que le permita trasmitir su pensar y su sentir a través del diálogo y el desarrollo de las artes, fomentando el sano desarrollo de una sociedad más consciente, fraterna e incluso comunitaria. Ideal que a todos nosotros, como Iglesia, quisiéramos llegar, pero sólo lo conseguiremos si cada uno de nosotros, como fieles discípulos y misioneros, ponemos al servicio de los demás nuestro conocimiento, experiencia y apoyo a las futuras generaciones que durante los próximos años tendrán en sus manos el destino de nuestra sociedad.

Visto 720 veces Modificado por última vez en Jueves, 16 Junio 2016 23:16

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.