×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 51
Viernes, 11 Diciembre 2015 00:00

Un mundo justo es un mundo feliz

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Por: CODIPACS Teotihuacán

Los jóvenes de hoy en día, se quieren comer el mundo, sienten que por estar en esta hermosa etapa de la vida, pueden hacer lo que quieran, se sienten invencibles y que pueden hacerlo todo. Muchas veces se sienten atacados y de pronto no comprendidos en el momento en el que se les llama la atención o se les prohíbe hacer algo, se les alteran las hormonas, y quieren que de una u otra forma se haga lo que ellos quieren o pretenden.

Aunque estas actitudes no se justifican, si se pueden entender dado que hoy el día para los jóvenes el mundo les ofrece un sinfín de opciones. Supuestas e innumerables amistades a través de las redes sociales, aparatos electrónicos, celulares inteligentes, etc. Y entre más cosas materiales tienen a su alcance, más alejados se encuentran de Dios. Para los padres de familia es difícil el inculcarles la fe dado que hoy en día muchos de los papás o mamás tienen que salir a trabajar y esto dificulta la relación y comunicación con los hijos.

Son dos tiempos totalmente diferentes los que vivimos actualmente y lo que vivieron nuestros padres. La sociedad es otra cosa, un entrono mucho más abierto, la diferencia entre hombres y mujeres esta mucho menos marcada.

Es entonces que hay que buscar un equilibrio donde padres e hijos se encuentren igualmente felices y contentos. Para lograr hacer que los jóvenes se den cuenta de que las personas que les dieron la vida solo quieren su bien y que buscan lo mejor para ellos. Tratando de lograr que los chicos se vean involucrados en actividades que sean de mayor beneficio para ellos, como el hacer deporte o alguna actividad extraacadémica que los ayude a sacar el estrés.

Si un chico o una chica no están bien, buscara la felicidad por medio de los placeres y evitando al máximo los dolores, a los jóvenes les gusta todo en exceso, les gusta la fiesta, los amigos, salir, manejar, y no les parece ni les gusta que se les diga nada cuando están divirtiéndose o pasándola bien.

Hay que tratar también de mantener sana nuestra sociedad libre de vicios, libre de mentiras y envidias que al fin y al cabo son las que nos han ido consumiendo poco a poco, hay que darle a cada quien lo que le corresponde. Un mundo justo es un mundo feliz.

Visto 1391 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.