Martes, 29 Septiembre 2015 00:00

Iglesia, juventud y tecnología

Escrito por  Pastoral de la Comunicación - Diócesis de Cuautitlán
Valora este artículo
(0 votos)

Las nuevas tecnologías de la información (TIC) han revolucionado el estilo de vida de los adultos, pero sin duda el cambio más espectacular se ha producido en los menores, que ya han nacido con estas nuevas tecnologías. Su forma de vivir la infancia y la adolescencia se ha modificado, al menos en relación con la que hemos vivido los que ahora somos adultos. Observar en los menores una dedicación de tiempo y comportamientos muy diferentes a los que hemos tenido nosotros sin duda nos sorprende. No se entiende que se pasen horas ante una pantalla de televisión, un ordenador o un teléfono móvil. Cuesta comprender que, en lugar de estar jugando con los amigos en la calle, se encierren en casa a hablar con ellos a través del Messenger o del móvil o se conecten a las redes sociales virtuales.

Las nuevas tecnologías están abriendo brechas digitales en nuestra sociedad, en especial entre adultos y adolescentes.

La tecnología desarrollada para facilitarnos la vida también puede complicárnosla. Los comportamientos como la obsesión por adquirir la última novedad tecnológica, el sustituir los contactos personales por la comunicación virtual o la necesidad de estar conectado a Internet de forma permanente, han creado gran alarma social, en parte agravada por la falta de criterios de referencia sobre lo que es normal y lo que no. Por ello es importante delimitar el espacio de lo necesario frente a lo adictivo tratando en su mayoría de evitar que se caiga en un círculo vicioso que fomente la mera comunicación virtual, ignorando incluso la presencial y que, además, se base en la competencia de ir a la vanguardia excesiva de la tecnología.

En esta evolución tecnológica la Iglesia juega un papel crucial, ya que, por un lado, debe incluirse y servirse de los medios de comunicación digitales y virtuales que se manejan en la era tecnológica y, por otro, debe seguir fomentando las relaciones interpersonales de una manera más humana, cercana y personal, que permita el estrechamiento de los vínculos fraternos, teniendo el cuidado de no estigmatizar el uso de las redes y medios sociales, sino esclareciendo que representan un medio del cual se debe hacer uso, pero nunca será un fin.

Visto 1028 veces Modificado por última vez en Martes, 29 Septiembre 2015 23:39

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.