Viernes, 17 Noviembre 2017 00:00

Los jóvenes y la concepción de Dios, teísmo racional frente al ateísmo.

Escrito por  Ramiro Pérez Ortíz, Pastoral Juvenil Diócesis Valle de Chalco
Valora este artículo
(0 votos)

Uno de los fenómenos que se gestan en el proceso de evangelización de los jóvenes es aquel en el que los encargados de la evangelización dan por hecho que estos están dispuestos a creer, solo hace falta que alguien transmita con entusiasmo, que se lleven a cabo actividades que despierten interés, en torno a la buena nueva para que los jóvenes crean y formen parte de la iglesia, cuando en realidad son pocos en quienes esto resulta.

 

Al estar influenciados por un materialismo, es decir, una visión en la que solamente existe la materia, que en escuela, las amistades e incluso en la misma familia es fomentado, una concepción que admita la existencia de algo más que lo que nuestros sentidos pueden percibir es llamada irracional, absurda, que no obedece a la razón. Debido a lo anterior, el que los jóvenes puedan concebir la existencia de Dios omnisciente, omnipresente y omnipotente, es algo que, en algunos casos, a la vista de ellos mismos es irracional, precisamente porque que esta fuera de lo que nuestra naturaleza sensible puede percibir. Esto genera en los jóvenes involucrados un comportamiento que va desde la falta de disposición a creer en aquello que no pueden mirar, hasta la negación rotunda de la existencia de Dios.

Este fenómeno representa una de las principales dificultades al momento de transmitir el mensaje del evangelio a los jóvenes, puesto que no están dispuestos a dedicar tiempo o atención a aquello que consideran una mentira. Con lo anterior como preámbulo podemos considerar que esta perspectiva anti teísta, que en una gran mayoría de las veces está basada en argumentos lógicos con los que se trata de negar la posibilidad de la existencia de Dios, debe ser una de las principales situaciones a las debemos poner atención al acercarnos ellos.

A través del tiempo, de la mano de hombres ilustres y por diferentes medios como la filosofía, la fe y la razón se han relacionado de manera muy cercana, por medio del ejercicio de la razón se ha pretendido alcanzar un conocimiento más amplio de Dios, producto de reflexiones metódicas y rigurosas tenemos argumentos lógicos que demuestran que la concepción de Dios es más racional que el pensar que no existe nada más allá de lo que nuestra multiplicidad de sensaciones puede mostrarnos, tales como el argumento ontológico de San Anselmo, el argumento de la contingencia de Leibniz o el argumento cosmológico “kalam”, por mencionar algunos, argumentos que podemos utilizar como medio para acercarnos a quienes se muestran escépticos o niegan, ya no de la vida de iglesia, si no a la existencia de Dios mismo.                 

Visto 36 veces Modificado por última vez en Viernes, 17 Noviembre 2017 22:06

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.