Domingo, 20 Agosto 2017 00:00

¿Castidad? Un verdadero reto

Escrito por  Psicólogo David Guevara ventura, DEVS; Universidad Azteca
Valora este artículo
(0 votos)

En la actualidad hablar y comprender el significado de "la castidad" es un verdadero reto y más para la juventud, vivimos en un mundo entrelazado en la sexualidad, donde toda la información que se recibe desde la escuela y sobre todo en los Medios de Comunicación es en su mayoría distorsionada, en donde tener sexo seguro y el utilizar métodos anticonceptivos, es el camino a seguir con el fin de experimentar y descubrirse a uno mismo y a la otra persona dejando a un lado su ser como hijo de Dios.

Pero ciertamente esto no solo depende del entorno social en el que se desarrolla el joven, sino también de la educación que recibe en su hogar, aunque pareciera que los padres ahora hablan de sexualidad y que este tabú quedo en el pasado, ahora este tema se habla y se transmite, pero no con un sentido de orientación o planificación de un proyecto de vida que los lleve a la autorrealización (Maslow, 1908) y al cumplimiento de sus metas; si no con el fin de que los jóvenes no cometan el "error" de quedar embarazados; motivando a si vas a tener relaciones sexuales "protégete" que hasta los mismos padres dan las opciones de cómo hacerlo y "no meter la pata".

La realidad es que pocos se habla de la castidad y del valor del ser humano, la espera para encontrar un amor verdadero, no saltarnos etapas de la vida ni querer ir corriendo tras lo que la sociedad marca. La castidad no significa absolutamente rechazo ni menosprecio de la sexualidad humana: significa más bien energía espiritual que sabe defender el amor de los peligros del egoísmo y de la agresividad, y sabe promoverlo hacia su realización plena. (FC 33).

Ser casto o casta, es lograr que toda nuestra persona: inteligencia, voluntad, afectos y cuerpo estén dominados por nosotros mismos, En el caso de la persona humana, hombre o mujer, es integrar su sexualidad, femenina o masculina, ser dueño de sí mismo: conocer su cuerpo, sus sentimientos, sus tendencias sexuales, sus capacidades de pensar, de amar y de decidir, y que es responsable de todo su actuar.

Es verdad que somos jóvenes y que quisiéramos comernos el mundo a tragos sin medir tal vez las consecuencias de nuestros actos como diría Patricia Sandoval quien aborto a tres bebes y que trabajo en un clínica abortista en Estados Unidos; ciertamente un verdadero ejemplo de cambio reconoció que cometió un grave error cuando decidió tener relaciones sexuales antes de tener un proyecto de vida con su pareja, esa decisión la llevo a no valorar la vida de otro ser humano.

Jóvenes, debemos aprender a valorar la dignidad humana y ver las consecuencias de nuestros actos, la castidad requiere que aprendamos a dominarnos a nosotros mismos, a tomar las riendas de nuestro propio cuerpo, de nuestros afectos, de nuestra voluntad.

Visto 134 veces Modificado por última vez en Domingo, 20 Agosto 2017 22:41

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.