Jueves, 25 Junio 2015 00:00

En comunicación con los laicos del suburbano

Escrito por  P. Gustavo S.P. Diócesis de Cuautitlán
Valora este artículo
(0 votos)

Desde que las puertas de las capillas en el tren suburbano abrieron, miles de fieles han encontrado un espacio para el encuentro con Cristo. Ya sea a través del sacerdote en la reconciliación o guía espiritual, en la Eucaristía matutina o vespertina, en la oración personal o comunitaria, los fieles laicos han sido testigos de una iglesia en salida, que va al encuentro del hermano con un mensaje de esperanza y reconciliación.

Hoy la Iglesia peregrina de Cuautitlán anuncia a Jesucristo en estos areópagos y los sacerdotes con gran responsabilidad han asumido este desafío en el proyecto evangelizador. Por su parte, desde el inicio de este servicio, el Obispo Don Guillermo Ortiz Mondragón, diariamente se comunica con los laicos que transitan por estos espacios a través de la homilía que, puntualmente, hace llegar a los sacerdotes como un subsidio para la reflexión, breve y concisa.

Estos son algunos fragmentos de distintas homilías en donde anima y exhorta a los fieles:

“En el hoy de cada uno está recuperar, desde la fe, la propia dignidad humana y trabajar por ella, construyendo caminos de paz, de respeto a la vida, a la familia, al mundo”.

“Como padres, educadores, como educadores, testigos del amor. No hay otro sentido ni otro método para educar. Tiene que ser en el amor y para el amor, hacia el querer de Dios”.

“No nos limitemos a la apariencia de este mundo, busquemos lo definitivo. Elegidos de Dios, no del mundo, somos su alegría, no sus esclavos. Que el Espíritu Santo nos conduzca en el camino de fe hasta el Reino cuya semilla ya recibimos”.

“La fortaleza para enfrentar dificultades, tendencias al mal y otros muchos obstáculos, viene de dentro, no de fuera. Por eso es necesario interiorizar el amor del Padre y del Hijo, dejar que el Espíritu Santo habite en nosotros”.

“Si no hay una relación personal, no hay amor. Cristo puede quedar en una idea, en un pensamiento, pero no en una vida que podemos realizar. Urge que la Iglesia, como discípulos de Jesús, vivamos en el corazón un cambio fuerte, como un nuevo nacimiento en Él”.

Sin lugar a dudas, Obispo y sacerdotes, realizan un gran trabajo de evangelización en la construcción del Reino de Dios.

Visto 1037 veces Modificado por última vez en Jueves, 25 Junio 2015 17:37

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.