Miércoles, 26 Julio 2017 00:00

Proclamar la Palabra hoy…

Escrito por  Gabriel Arroyo / Diócesis de Ecatepec
Valora este artículo
(0 votos)

Como laico comprometido en mi comunidad y después de adquirir una estima viva por la Sagrada Escritura, en la escucha de las Lecturas Divinas, me doy cuenta de la gran necesidad que los Lectores tenemos al desempeñar este ministerio dentro de la Eucaristía, aunque no hemos sido oficialmente instituidos, pero debemos estar debidamente preparados para ser aptos en el desempeño de este ministerio.

Dicha preparación debe ser, en primer lugar, espiritual, pero también es necesaria la preparación operativa. La preparación espiritual supone una doble instrucción: bíblica y litúrgica. La instrucción bíblica debe encaminarse a que nosotros los lectores podamos comprender las lecturas en su contexto propio y así poder entender a la luz de la fe el núcleo central del mensaje revelado. La instrucción litúrgica debe facilitar a nosotros una cierta percepción del sentido de la estructura de la liturgia de la Palabra y la relación entre la liturgia de la Palabra y la liturgia Eucarística. La preparación operativa debe ayudarnos en la capacitación de cada día para ser más aptos en el arte de leer ante el pueblo, desde las posturas que debemos mantener, el modular la voz, etc.

Como lector en mi comunidad tengo como prioridad importante poder tener una comprensión básica de las Sagradas Escrituras, a través de la Lectio Divina, para así poder saber ¿Qué quiere decir?, ¿A quién va dirigida? ¿Por qué lo dice?, poder comprender un poco mejor su significado, ya que si nosotros como lectores le entendemos, será mejor la comprensión para las personas que escuchan dentro de la Eucaristía.

La dinámica de escuchar las Escrituras que son proclamadas en voz alta en la iglesia, nos lleva a observar el camino a través del cual Cristo se hace presente. Por lo tanto, el modo en que se proclame las Escrituras tiene una vital importancia para la calidad de la experiencia de la comunidad.

Por ello el ministerio de lector al que pertenezco consiste no solo en proclamar la Palabra de Dios en la misa, sino más bien permitirle a Dios hablar a la Asamblea que se ha congregado en la Eucaristía a través de uno. Cuando proclamamos la Palabra de Dios cobra vida para que la comunidad entera pueda vivirla en su caminar cotidiano, y entonces así llevarme en un conecte con la Liturgia Eucarística y así profundizar más en el misterio que se celebra.

Visto 100 veces Modificado por última vez en Miércoles, 26 Julio 2017 21:57

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.