Miércoles, 05 Octubre 2016 00:00

Celebrando las tradiciones

Escrito por  Lic. Ramón - CODIPACS Tlalnepantla
Valora este artículo
(0 votos)

Apenas este 24 de agosto pasado se celebró la fiesta patronal de San Bartolomé. Debido a esta fiesta se realizó una tradicional portada de semillas para adornar la fachada del templo dedicado a este santo en Tenayuca. Este templo es de gran importancia para la Arquidiócesis de Tlalnepantla por ser de los primeros construidos en la primera mitad del siglo XVI.

El templo del que ahora hablamos se encuentra en el poblado del mismo nombre, en el municipio de Tlalnepantla de Baz, en el Estado de México. La toponimia del lugar proviene del náhuatl, cuyo significado es “lugar amurallado”. La población se sitúa dentro de una zona con importantes antecedentes y vestigios del periodo prehispánico, siendo ésta una de las características de mayor arraigo e identificación por la predominancia de la zona arqueológica.

De forma contigua al monumento prehispánico, se encuentra el templo dedicado a San Bartolomé, cuya fábrica se remonta al siglo XVI por parte de la orden franciscana. Destaca por el empleo y reutilización de piedras prehispánicas labradas, así como por la sencillez y proporción del edificio.

La edificación es de una sola nave con cubierta de viguería y una torre campanario de un cuerpo. Al interior resguarda un retablo dorado compuesto por un cuerpo, tres calles y un remate. En el nicho central se encuentra la imagen escultórica del Señor de las Angustias rodeado de símbolos de la Pasión y flanqueado por dos pinturas de caballete que representan a la Virgen Dolorosa y a San Juan.

El contar con un templo con tales características es un gran tesoro para la Arquidiócesis.

Visto 566 veces Modificado por última vez en Miércoles, 05 Octubre 2016 23:14

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.