Domingo, 17 Mayo 2015 00:00

Iglesia y cultura, retos y tareas…

Escrito por  Pbro. Pablo Cabrera Montiel, Diócesis Valle de Chalco
Valora este artículo
(0 votos)

Los tiempos que  hoy nos toca vivir son los tiempos de Dios, tiempos de gracia, los retos y complicaciones de nuestro acontecer como Iglesia nos invita a mirar con esperanza los caminos de Dios. Nuestra cultura es muy concreta y compleja en los albores del siglo XXI. Considero que no es la mejor ni la peor etapa que nos toca vivir, sino simplemente un espacio de la historia humana, donde la historia de salvación está haciendo posible el plan de Dios. La invitación está allí: asumir los retos y hacer posible el proyecto del Reino de Dios, dando luces a la cultura que nos cuestiona y lanza incógnitas.

Quiero referirme al Papa Francisco, en muchos momentos nos invita y anuncia que quiere una Iglesia misio-céntrica, que salga al encuentro del hombre que se encuentra en una cultura habida de referencias de vida y esperanza. Su eclesiología sigue a Pablo VI: “la Iglesia existe para evangelizar” (EN 14). Propone “la transformación misionera de la Iglesia” (EG 19-51). “Una Iglesia en salida” (EG 20-24) es una Iglesia descentrada de sí porque se centra en Cristo por la conversión y en el hombre por la misión. El discípulo - misionero tiene como centro a Jesucristo, quien lo convoca a seguirlo y lo envía a las periferias existenciales, donde la cultura se está generando día a día. Escuchar y ver  al  Papa Francisco, es animarse también a soñar y lanzarse a estar allí en la cultura donde nos necesita, “sólo si se está centrado en Dios es posible ir hacia las periferias del mundo”, la cultura nos está clamando en sus múltiples manifestaciones que hace falta vida, luz, esperanza y horizontes de  realización humana. 

La cultura actual nos lanza retos y llamadas, el Papa Francisco nos ha dado una serie de referencias y retos por donde podemos acompañar, a saber: el primado del don del amor de Dios, la alegría de creer y de evangelizar, el Pueblo de Dios como comunidad de discípulos - misioneros, la responsabilidad de todos los bautizados en la transmisión del Evangelio, salir al encuentro del hombre de hoy y su cultura, la centralidad de la Palabra de Dios  y de una catequesis kerigmática, la Iglesia en un movimiento permanente de misión, la conversión de las  estructuras eclesiales, el lugar de los pobres en el corazón de Cristo y de la Iglesia, el desafío de la inculturación de la fe en las nuevas generaciones, la cultura que ha excluido a Dios, la Iglesia como Pueblo de Dios peregrino  en  la  historia y encarnado en las culturas (EG 115),  Pueblo “es un  misterio que hunde sus raíces en la Trinidad pero tiene su concreción histórica en un pueblo peregrino y evangelizador, lo cual siempre trasciende toda necesaria expresión institucional” (EG 111), etc.

Visto 771 veces Modificado por última vez en Martes, 09 Junio 2015 10:08

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.