Martes, 23 Enero 2018 00:00

Cultura siempre abierta a la novedad

Escrito por  CODIPACS Izcalli
Valora este artículo
(0 votos)

No hace mucho tiempo, algunos jóvenes vinieron a la parroquia con la finalidad de hacer un documental acerca de las tradiciones de nuestro pueblo, el trabajo era una tarea de campo que en la escuela les habían solicitado como oportunidad de aprobar una materia. Con mucho gusto me dispuse a responder a sus demandas, ofreciendo lo necesario para el desarrollo de su trabajo. Al final de todo, quisieron hacerme una entrevista, y la insistencia de las preguntas era sobre el tema de "haber matado las tradiciones y por ende la cultura de una comunidad". Eso me hizo pensar en lo equivocados que estamos en relación a la palabra cultura y a su significado real, porque la cultura no es la repetición de actos, por bonitos que sean, de unas ciertas costumbres o tradiciones.

La cultura es la experiencia y la sabiduría de un grupo de personas que con lo que el mundo y el tiempo les ofrece, han aprendido a manifestar lo que ellos mismos recogen de su vida y de su tiempo. Es necesario conocer cómo vivieron, cómo manifestaron y cómo enfrentaron el mundo y sus vicisitudes nuestros antepasados, porque ello nos hace tener memoria histórica, nos regala la oportunidad de conocer nuestras raíces y también crear nuevas culturas, con nuevas tradiciones, es decir, nos ayuda a responder con sabiduría, a recoger con inteligencia y a expresar con novedad y creatividad. En este sentido, la cultura siempre estará anclada con las tradiciones de una comunidad pero no para repetirlas sino para aprender de ellas, porque sucede en muchos caso que encontramos a personas que se lamentan de la evangelización y la colonización, del estado "gringo" y de muchas cosas que han venido a cambiar nuestras tradiciones, y creo que, si en realidad estuviéramos abiertos a otras culturas, tendríamos la posibilidad de valorar cada vez más lo que fuimos y lo que tenemos.

No se trata de destruir culturas sino de crear nuevas, con la fuerte necesidad que tenemos de conocer las anteriores a nosotros, no a modo de repetición sino de aprendizaje. La conservación de ciertas costumbres y tradiciones es importante por lo que hemos dicho arriba, pero tampoco tendría que ser un retroceso en nuestros tiempos, y mucho menos una manera pasiva de conformarnos y no agregar nada de creativo a lo que hoy nos toca hacer, crear, expresar y heredar al mundo y a las nuevas generaciones.

De esta manera, la Iglesia y su tarea que es la evangelización, irá adquiriendo nuevas formas y expresiones que a su tiempo crearán cultura, una cultura nueva, con costumbres nuevas, propias de este tiempo, y con una riqueza tan grande que haga que las nuevas generaciones también se sientan tan orgullosas como de aquellas culturas, costumbres y tradiciones más antiguas.

Visto 127 veces Modificado por última vez en Martes, 23 Enero 2018 23:00

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.