Martes, 05 Septiembre 2017 00:00

Cultura, Política y rescate.

Escrito por  Víctor Hernández MMM
Valora este artículo
(0 votos)

Culturalmente, nuestro país México, cuando se pregunta por su identidad recurre a los acontecimientos significativos que le marcan en su origen y desarrollo. La Carta Pastoral de los Obispos en México con ocasión del Jubileo del año 2000 declaraba con elocuencia que la identidad cultural de los mexicanos quedaba marcada por la presencia de María de Guadalupe. Las contradicciones de la conquista y la evangelización incipiente quedó superado por la presencia de la "Madre del verdaderísimo Dios por Quien se vive". El posterior desarrollo de nuestra nación siempre hizo referencia a esta imagen de Guadalupe en las guerras de independencia y la Revolución mexicana.

 

Curiosamente el uso de la imagen (El Cura Hidalgo con su estandarte) y la pretensión de destrucción de la misma (decretar la abolición de la religión católica de Plutarco Elías Calles) no quitó ni puso nada a la Identidad mexicana en su filiación con María de Guadalupe.

Esos dos conflictos que marcaron nuestra historia, tradición y cultura nos llevó a la sencilla definición del factor religioso como determinante en nuestro crecimiento. Sin embargo hay siempre el peligro de usar políticamente a la religión para legitimar la autoridad; o, también, la convocación de la misma para derrocar alguna autoridad que no cumpla con su función. También pueden usarse las creencias para la obtención de apoyo para un régimen determinado. Sin nunca poder negar -¡Nunca!- cómo algunos líderes religiosos, la jerarquía eclesiástica y los clérigos, usan el apoyo de autoridades políticas para perseguir su propio ideal y sus propios intereses morales, materiales, institucionales y particulares.

De aquí, tenemos un núcleo fundamental para iniciar una reflexión de nuestra identidad nacional (Cultura) y los "usos" que pueden hacerse de la religión para justificar un régimen o para sacar elementos de la fe en la superación de gobiernos intolerantes por su violencia y corrupción inédita.

La actual autoridad que gobierna en el Estado de México sabe de la presencia religiosa en nuestra cultura y buscará como en otras ocasiones- manejar a las autoridades religiosas para justificarse y perpetuarse en el poder. Nos da "cosa" que el gobierno actual logre "maicear a los pastores" con donaciones en dinero o en especie para que reciban su "apoyo". Anhelamos que los laicos y laicas, los sacerdotes y la vida consagrada sí, nos ilusiona que sean también los obispos-, recobremos la "garra profética" y de manera clara, valiente, ordenada y con la ternura de Jesús y la pasión de su reino, denunciemos las descaradas e irracionales campañas de compra de votos que manejan el hambre y la necesidad de las personas más vulnerables. Sí, soñamos poder recobrar la Pasión de Jesús en su Reino en esta nuestra Patria tan despojada de Esperanza.

Visto 324 veces Modificado por última vez en Martes, 05 Septiembre 2017 22:37

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.