Miércoles, 06 Septiembre 2017 00:00

Vivir la Pascua

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

¡Nos felicitamos la Pascua!

¡Cantamos la Pascua!

¡Anunciamos de mil formas el misterio pascual!

Pero… ¿Vivimos este misterio? ¡Cristo vive!, decimos. Pero… ¿Estamos resucitados con Él? ¿O todo se reduce a un producto más de consumo?

Vivir la Pascua significa:

-Pasar por la Cruz. Como los hebreos pasaron por el Mar Rojo. El rostro y el Cuerpo de Cristo glorioso están marcados por las cicatrices. No se puede llegar a la Pascua, sin dar antes los pasos previos. No se puede llegar a la Pascua sin romperse, como la losa del sepulcro, sin conseguir primero un despojo total y una entrega sin reservas, o una aceptación  incondicional de la voluntad del Padre. Una Pascua sin Cruz no es más que una fiesta de primavera.

-Vivir en éxodo permanente. Cuando se sale de Egipto deprisa y se come de pie, cuando nadie se instala en situaciones placenteras ni se conforma con las libertades conseguidas, cuando se afrontan los problemas que se presentan en cada hora, cuando no se renuncia a  la tierra prometida.

-Creer en la esperanza. Aceptando la creación sin límites, la revolución posible, el cambio cualitativo, la propia superación de cada día. Aceptar al Dios que pasa, al Dios que viene, al Dios que se hace presente y está en toda persona,  acontecimiento o sacramento. Y aceptar la sorpresa de Dios: su palabra, su regalo, su providencia, su amor. Aceptar la sorpresa de la vida, y al Dios de la historia.

-Dejarse renovar y recrear. Dejar que el Señor resucitado exhale su aliento sobre nosotros su Espíritu creador, como al principio. Que su aliento vital dé nueva vida a nuestros huesos secos. Ser capaces de nacer de nuevo, capaces de la santa novedad. Ser capaces de alimentarse con "los panes ácimos de la sinceridad y la verdad".

-Estar en Cristo. Es la frase feliz acuñada y repetida por san Pablo. Resume todo el misterio de la Pascua. No sólo anunciamos que Cristo vive, sino que, Cristo vive en mí o que yo vivo en Cristo. Estar en Cristo es estar en la verdad y vivir en el amor; es dejarse ganar por su Espíritu, tener sus mismos sentimientos y actitudes, responder a su llamada; es vivir la filiación, ser hijos en el Hijo, orar como Él lo hizo, sentir la fraternidad  y vivir la comunión. Estar en Cristo es acompañar, es escuchar, es trabajar, es morir y vivir en Él.

Visto 553 veces Modificado por última vez en Miércoles, 06 Septiembre 2017 22:12

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.