Martes, 29 Agosto 2017 00:00

Caridad, fundamento del Amor de Dios

Escrito por  CODIPACS, Diócesis de Texcoco
Valora este artículo
(0 votos)

En nuestro camino cuaresmal hacia la Pascua de la resurrección de Jesús, es recomendable tratar el tema de la CARIDAD, la cual es la virtud por la que podemos amar a Dios sobre todas las cosas, por Él mismo, por ser Dios, y amar al prójimo por amor a Dios.

Es una virtud que se vive y se pone en práctica en la experiencia de fe, en la verdad de la revelación de Dios. Caridad es un don espiritual: "el amor de Dios que el Espíritu Santo infunde en el corazón humano y que lleva a entregarse a su vez al mismo Dios y al prójimo" (Benedicto XVI, 2005).

Caridad, es la tercera y principal de las Virtudes Teologales. La caridad es el amor de Dios habitando en el corazón de todo creyente. "Amándose los unos a otros, los discípulos imitan el amor de Jesús que reciben también en ellos. Por eso Jesús dice: ‘Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor.’ (Jn 15, 9). Y también: ‘Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado.’" (Jn 15, 12).

San Pablo nos señala: Si no tengo caridad, "nada soy"... si no tengo caridad, "nada me aprovecha" (1 Co 13, 1-4), y sobre la caridad, el Santo Padre Francisco añadió: "La caridad, por tanto, está en el centro de la vida de la Iglesia, y es verdaderamente su corazón". ¿Por qué? Es el Papa Francisco que nos da la respuesta: "Dios es caridad: la caridad es su esencia, su naturaleza. Él es único, pero no es solitario; no puede estar solo, no puede cerrarse en sí mismo, porque es comunión, es caridad, y la caridad por naturaleza se comunica, se difunde." Así es como debe desenvolverse el cristiano: darse por completo e ir al encuentro de los más necesitados de nuestra comunidad.

El Catecismo de la Iglesia Católica afirma que: "La caridad es superior a todas las virtudes. Es la primera de las virtudes teologales: ‘Ahora subsisten la fe, la esperanza y la caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es la caridad’" (1 Co 13, 13). La acción de la caridad en el mundo, en medio de la comunidad y en la familia, "tiene por frutos el gozo, la paz y la misericordia".

Si queremos vivir el amor de Dios y tenerlo presente en nuestra vida, la práctica de la caridad es la expresión del amor de Dios dirigida a aquellos que menos tienen y que más necesitan, ayudémosle a recuperar su dignidad, su humanidad, y su herencia, de ser hijos de Dios e integración a la sociedad. Que los gestos de amor al prójimo, al ejemplo de Jesús, se queden y calen en nuestros corazones y nos impulsen a seguir viviendo la misericordia del Señor, una misericordia marcada por la caridad y la justicia.

Visto 500 veces Modificado por última vez en Martes, 29 Agosto 2017 21:35

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.