Miércoles, 15 Febrero 2017 00:00

¿Cómo saber cuál es mi Vocación?

Escrito por  Pbro. Eduardo Pierson Espinoza - Diócesis de Ecatepec.
Valora este artículo
(0 votos)

En nuestro ambiente hay ideas confusas que enturbian el significado del término vocación. Esto sucede porque la vocación es algo muy importante en la vida de las personas. Además la vocación es un tema del que la mayoría piensa algo, pero muy pocos se atreven a hablar; se queda en el interior de las personas, y así las confusiones son mayores.

La vocación da sentido a la vida y por esta razón es muy importante mantener una actitud de búsqueda de apertura, comprendamos pues los significados equívocos de “vocación”, para que a partir de ahí obtengamos un concepto autentico.

LA VOCACIÓN no es solamente realización personal, ya que es una visión inmanente, pues solo considera lo que la persona tiene como posibilidades para elegir, pero no mira hacia afuera: a la sociedad o a la historia. LA VOCACIÓN tampoco es buscar el bien de los demás por medio de una profesión o forma de vida. Es necesario sensibilizarse ante las necesidades de los demás. La vocación seria entonces cuestión de docilidad ante el buen espíritu que todos llevamos dentro y de aplicarse con constancia y generosidad a sus aspiración. LA VOCACIÓN no es una profesión. Cuando la vocación se reduce a simple profesión falla cuando las personas que han hecho determinados estudios o han adquirido un oficio concreto, se encuentran con pocas demandas de sus servicios. LA VOCACIÓN no es un gusto. Aquí solo se trata de encontrar un espacio donde puedas expresar tus inquietudes y explotar tus capacidades, donde trabajar sea un auténtico placer, pero las dificultades no le quitan el encanto a una vocación pero son innegables parte de ella. La vocación no es solo gusto, también es un deber. LA VOCACIÓN no es un privilegio. Dios ama a todos por igual todos sin excepción son privilegiados.

La vocación es un acontecimiento misterioso en el cuál el hombre, dialogando con Dios, adquiere conciencia de una misión situada históricamente y se compromete en una respuesta concreta.

Un acontecimiento la vocación acontece en la vida, es una realidad exterior que se relaciona con todo lo que sucede en el tiempo. Es preciso descubrirla, discernirla, disponerse para entrar en diálogo. Además es un acontecimiento misterioso porque procede de Dios. Por eso el hombre como actor, debe hacerse consciente y responsable de acoger el llamado de Dios para poder dialogar. Dialogando con Dios, adquiera consciencia y se comprometa a dar una respuesta concreta.

Visto 396 veces Modificado por última vez en Miércoles, 15 Febrero 2017 23:14

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.