Lunes, 18 Julio 2016 00:00

¿Y si Dios te llama a ser misionero?

Escrito por  Juventud y Familia Misionera
Valora este artículo
(0 votos)

Las cualidades de los apóstoles de la nueva evangelización

Para salir a predicar el Evangelio es necesario, ante todo, formar un corazón apostólico, y hay que recordar que se es apóstol desde dentro.

Sí, la urgencia del apostolado viene desde dentro, desde el amor que cada uno profesamos a Cristo en nuestro corazón. Ser apóstol es, pues, un componente esencial del ser cristiano, por eso, predicar el Evangelio no es una tarea más al lado de otras muchas, es la misión en torno a la cual el cristiano debe polarizar su vida. No se es apóstol por horas o por días, o se es apóstol o no se es, o se tiene el mensaje o no se tiene.

Sólo el amor a Cristo da la fuerza para "salir de sí mismo". Salir de sí, es la condición indispensable para salir a predicar.

El mejor apóstol es quien logra ser una imagen de Cristo, entonces, la vida misma es predicación y la evangelización es el testimonio de una vida plenamente fundada en el Evangelio.

La lucha será continua, toda la vida hay que combatir, para ello se necesitan apóstoles convencidos de la necesidad, de la laboriosidad y de la paciencia como componentes intrínsecos de su misión; hombres habituados a la tenacidad esforzada.

Al apóstol no le basta la visión humana de la realidad, debe saber percibir la presencia misteriosa de Dios que lo invita continuamente a lazarse más allá de lo que parecería humanamente aconsejable, emprende obras de envergadura, basado en la convicción de que Dios le dará las gracias para realizarlas. Las aspiraciones y los criterios del apóstol no son los de este mundo, son los del Evangelio. Quien vive así, tiene asegurado el triunfo y contagia a los demás con su convicción.

Movido por el amor a Cristo, el apóstol es luchador, es militante. El apóstol concibe su misión como una lucha constante contra las fuerzas del mal que existen tanto dentro como fuera de él. Es el Señor quien da la fuerza para pelear en este combate, y es Él también, quien da la victoria y la recompensa.

Visto 578 veces Modificado por última vez en Lunes, 18 Julio 2016 01:45

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.