Viernes, 29 Abril 2016 00:00

Escucha la llamada

Escrito por  José I. Presuel Cervera
Valora este artículo
(0 votos)

Como podemos ver hay personas que se entregan a Jesús desde los primeros llamados, pero también hay personas que tardan en entregarse a Jesús. Sabemos que existe, lo que es capaz de hacer, pero tenemos una fe equivocada, creemos que lo que hacemos está bien ante el Señor, que con el poco tiempo que le dedicamos a Jesús es suficiente; si es que nos acordamos, y suele suceder que sólo cuando estamos en apuros o con problemas es cuando nos acordamos; pero nunca agarramos las Santas Escrituras, la Palabra del Dios para saber qué dice su Palabra que es Verdad y Vida Eterna, pero no basta con saber, hay que Creer.

El caso del Apóstol Pablo es un claro ejemplo, lo vemos en el libro de Hechos de los Apóstoles 9:3 al 9. Creía que lo que hacía estaba bien, que era correcto perseguir a los cristianos, y vemos de qué forma Jesús lo llamó; tuvo que quedar ciego por unos días para poder entregarse a Jesús, creer en su palabra y llevar el Evangelio a los gentiles.

Otro ejemplo que vemos en la Biblia, el de Jonás. Dios tenía un plan para él y no obedeció, y ya sabemos lo que le sucedió para que retomara el caminó del Señor y cumpliera con lo que le mandó Dios.

Muchos hemos esperado un llamado fuerte del Señor para poder entregarnos a él, nos hace llamados una y otra vez, venimos a Él y nos alejamos hasta que un día ya no podemos más y tenemos que entregarnos a Él. Nos conoce, sabe de ti y de mí. Él tiene planes para nosotros, recuerda que Dios nos ama, que no quiere que nadie se pierda.

No esperes a que Dios te llame de una forma fuerte, sólo tienes que escucharle, y abrirle tu corazón. En su palabra encontramos en Apocalipsis 3:19 “Yo reprendo y disciplino a todos los que amo. Sé, pues, celosos y arrepiéntete”. Nuevamente te digo: escúchale, abre las puertas de tu corazón y déjale entrar. No podemos hacer nada para evitar que nos alcance. Dios nos conoce, él nos creó; lo dice en su Palabra en el Salmo 139.

No esperes a que Dios te discipline o te reprenda para que atiendas a su llamado. Me dirás, Dios es un Dios de amor que no obliga a nadie a ir a Él, que todavía no estás preparado para entregarte a Él. Déjame decirte que Jesús te ama así como estás, Él te va a preparar; y sí, tienes razón, Jesús no obliga a nadie, y lo dice en Romanos 1:18 al 32, es muy fuerte lo que menciona el Apóstol Pablo, pero muy cierto, comienza el versículo 18 diciendo: “La ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres, que suprimen la verdad con su injusticia”. Continúa el versículo 22, dice: “Jactándose de ser sabios se volvieron necios”. Y mira qué dice el 24: “Por eso, Dios los entregó a la inmundicia, debido a la concupiscencia de sus corazones, de modo que deshonraron sus propios cuerpos entre sí mismos”. En el 25: “cambiaron la verdad de Dios en mentira, y adoraron y sirvieron a las criaturas antes que al creador, que es bendito por los siglos de los siglos. Amén”.

Pero Dios conoce nuestros corazones y si hoy estás leyendo estas palabras, es porque Jesús te ama y te dice “¡Ven!” Dios quiere que hoy sea tu día de Salvación. Él ha dado a su único hijo para el perdón de nuestros pecados. Jesús es la resurrección y la vida. Hebreos 3:7 y 8 dice: Por eso dice el Espíritu Santo: “Si hoy oís su voz,” “No endurezcáis vuestro corazón, como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto”.

Por eso una vez más te invito a que escuches la dulce voz de Jesús llamándote, “Y conoceréis la verdad, y la verdad os libertará”. Juan 8:32

Visto 668 veces Modificado por última vez en Viernes, 29 Abril 2016 23:18

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.