Jueves, 25 Junio 2015 00:00

Valores de la cultura juvenil e Iglesia

Escrito por  CODIPACS Izcalli
Valora este artículo
(0 votos)

Hola amigos, regresando a esta sección, ahora hablaremos de los valores de la cultura juvenil contemporánea. Recordarán que desde hace algunas ediciones hemos estado tratando el tema de cultura juvenil e Iglesia, y en la edición anterior hablamos de la discriminación juvenil, discriminación que muchas veces es originada por no reconocer los valores de la cultura de los jóvenes. Una sociedad que se deja llevar por lo negativo, sin reconocer ni descubrir las cosas positivas que ella misma tiene, está condenada a ser presa de fallas eternas. Lo mismo pasa si, observando la realidad de los jóvenes, sólo vemos lo negativo de ellos, sin ver las cosas positivas que le ofrecen a la sociedad.

Los jóvenes, en el consenso general y en lo más visible, poseen energía y vitalidad impresionantes. Esa fuerza interior y propia de su edad está canalizada en hacer las cosas distintas, en vivir aventuras, en tomar los riesgos y en tener poco miedo al fracaso, de manera que, los retos, la falta de medios, la poca credibilidad que los adultos tienen de ellos no es un límite para realizar las cosas y aventurarse a su ejecución.

Por otro lado, son los jóvenes, poseedores de una alegría constante, su juventud los hace ver la vida y los acontecimientos de una manera distinta a la forma en la que los adultos las ven; esa alegría puede ser superficial y pasajera, y muchas veces se confunde con la sola diversión, sin embargo, su actitud frente a la vida y a los problemas es siempre más relajada.

Un aspecto positivo de los jóvenes de hoy, y que podemos considerar como valor en ellos, es la habilidad que tienen para manejar los nuevos medios de comunicación social; para ellos no hay necesidad de instructivos, ni límites en las nuevas tecnologías, tampoco es una dificultad no haber tenido antes en sus manos un aparato para saber usarlo; pertenecer a la era de los "nativos digitales" los hace hábiles para el uso de estos instrumentos.

Casi junto a lo anterior, está el valor de la comunicación. Esta generación de jóvenes posee una impresionante capacidad para comunicar y para comunicarse. Las nuevas tecnologías y la posibilidad de las redes sociales les permiten ser una generación sin límites para la comunicación entre ellos y con el mundo, rompiendo las barreras de la distancia, el tiempo, el precio, la raza y el idioma.

La pregunta ahora es ¿Cuánto la Iglesia valora y aprovecha estas cualidades en los jóvenes? Y nos atreveríamos a decir que mucho, y no sólo las valora, además ayuda a desarrollarlas y acrecentarlas cuando a través de las tecnologías y las redes sociales se comunica con ellos, les transmite el evangelio, los hace consientes del bien y del mal, los educa y los forma; y cuando ellos, adoptando este mensaje, lo transmiten a otros jóvenes de una manera dinámica, sin pena y con rapidez.

Nos vemos en la siguiente edición.

Visto 840 veces Modificado por última vez en Jueves, 25 Junio 2015 17:14

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.