Miércoles, 17 Mayo 2017 00:00

La puerta de la Misericordia siempre estará abierta

Escrito por  Pbro. Horacio Robles Cedillo - Administrador de la Casa del Migrante.
Valora este artículo
(0 votos)

Este pasado 16 de diciembre se ha celebrado la Eucaristía anual y cierre de la puerta santa en nuestra Casa del Migrante San Juan Diego, presidida por nuestro obispo don Guillermo Ortiz Mondragón, aunque se ha cerrado la puerta santa, que es el mismo corazón de Cristo, siempre estará abierta a la misericordia de Dios, como lo ha dicho el mismo papa Francisco, sobre todo para los hermanos migrantes y refugiados que asistimos en nuestra Diócesis de Cuautitlán.

 

En esta misa de Fin de año han asistido sacerdotes, autoridades civiles, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, empresarios, comerciantes, voluntariado, files laicos y personas de buena voluntad que con su apoyo hemos logrado hacer un trabajo integral en bien de los más necesitados.

Entre las organizaciones estuvieron presentes: Cruz Roja Internacional, Comisión de Derechos Humanos del Estado de México, El instituto Nacional de Migración del Estado de México, Caritas Mexicana, Instituto de Salud del Estado de México, la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, Equipo de la Dimensión de Movilidad Humana Nacional, Seguridad del Estado de México y municipal, Convivencia Joven AC, la Junta de Asistencia privada del Estado de México, entre otras, que con su asesoría y orientación hacemos de la migración un tránsito seguro, informado y velando por los derechos de los migrantes y refugiados.

Se entregaron reconocimientos a quienes apoyan en esta labor, exhortándoles como señala el papa Francisco en la jornada del migrante y refugiado 2017: “ellos los niños y jóvenes necesitan de nuestra valiosa ayuda y la Iglesia también les necesita”. Nuestro Obispo también agradeció el trabajo de cada una de las organizaciones, parroquias, bienhechores, sacerdotes, laicos y personas de buena voluntad.

A finalizar la Eucaristía hemos compartido los alimentos con los hermanos migrantes, los aguinaldos, regalos, piñatas y las muestras de cariño hacia ellos como una Iglesia que sigue caminando con los más vulnerables. Agradecemos a todos los que hacen posible esta tarea de la migración y pidiendo a Dios les colme de bendiciones y fortaleza para continuar esta encomienda de Dios para este próximo 2017.

Visto 464 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Mayo 2017 21:53

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.