Lunes, 17 Octubre 2016 00:00

“Mensajeros por la dignidad de un pueblo dividido por la frontera”

Escrito por  CODIPACS Valle de Chalco
Valora este artículo
(1 Voto)

La Diócesis de Valle de Chalco recibe con alegría la Antorcha Guadalupana México - New York

El tema de la migración es de gran relevancia para la Diócesis de Valle de Chalco pues se presentan dos tipos específicos de migración, la de aquellos que salen del territorio de la Diócesis para ir a trabajar a los Estados Unidos (migración externa) y la que proviene de la llegada de personas nacidas en otros estados que migran por trabajo y deciden quedarse a vivir (migración interna). Aquellos que van a trabajar a   Estados Unidos son más comunes en la región Chalco, donde el 10% de los hogares tienen algún familiar en otro país, mientras que en la zona de volcanes apenas el 2.87% de los hogares lo tienen. En la zona Volcanes se observan también campesinos que trabajan temporalmente en Canadá. Esto modifica la vida económica y la cultura de los pueblos.

En el censo diocesano se identificó la existencia de residentes nacidos en el extranjero, se detectó presencia de 6 países y de manera importante de niños nacidos en Estados Unidos (134 casos). Este es un asunto reciente y que tiene importancia pues se conoce que hay un importante flujo migratorio hacia ese país, pero algunos de los que emigran hacia EUA, dada su condición migratoria, son expulsados y a su regreso traen a sus hijos nacidos en ese país.

En general en la Diócesis la población es nativa (al menos el 61%), y existe una importante llegada de personas provenientes del Distrito Federal (25%, se ha acelerado por el surgimiento de unidades habitacionales), mientras que de Puebla y Oaxaca llegan 3% de cada uno, y de otros estados como Guerrero, Hidalgo y Michoacán representan el 1% cada uno. Sin embargo, en Valle de Chalco y Chalco la situación es distinta y compleja, pues han llegado importantes contingentes de población de otros estados. En estos dos municipios apenas la mitad de los habitantes son del Estado de México y esto crea panoramas complicados y a la vez muy ricos pues los inmigrantes traen una serie de costumbres y diversidad que pueden ser enriquecedoras para la población.

Conociendo la realidad en la que vive la Diócesis el pasado 21 de septiembre el Obispo, Mons. Víctor Rene Rodríguez Gómez recibió con mucha alegría y entusiasmo la antorcha Guadalupana México – New York, posteriormente rezo el Santo Rosario por todos los migrantes y posteriormente se llevó a cabo la celebración Eucarística presidida por el Pbro. Eugenio párroco de Catedral. La carrera con relevos recorrió algunas comunidades del territorio de la Diócesis para dirigirse a la comunidad de Cuautla, Morelos.

Visto 647 veces Modificado por última vez en Lunes, 17 Octubre 2016 22:06

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.