Jueves, 18 Agosto 2016 00:00

Gracias Señor, porque envías trabajadores a tu mies

Escrito por  Samuel Nájera
Valora este artículo
(0 votos)

Texcoco, Méx. 16 de julio de 2016. En el marco de la fiesta de Nuestra Señora del Carmen, la Iglesia diocesana de Texcoco se regocija en el Espíritu del Señor de misericordia y paz por las ordenaciones presbiterales de los diáconos José Luis Sánchez Tetlalmatzi e Isaac Pacheco Salas; y la ordenación diaconal del seminarista Jorge López Espinosa, que se celebraron el sábado en la Santa Iglesia Catedral de Texcoco, de manos de nuestro Padre y Pastor Don Juan Manuel Mancilla Sánchez, quien al inicio de la Eucaristía expresó a los papás de quienes serían ordenados, su sentimiento de felicidad “por ese regalo que hacen hoy a nuestro Padre, a su Hijo, a nuestra Santa Iglesia Católica”. “Quiero agradecerles cumplidamente en la fe y en el amor a Dios todo el trabajo y todo lo que han puesto de su parte para que estos jóvenes se acerquen alegres, generosos, a su altar sagrado”.

El obispo de Texcoco saludó al Seminario Mayor, a su rector el Pbro. Salustio Santamaría, al equipo formador y a todo el presbiterio presente en la ceremonia, así como a las comunidades religiosas a quienes les agradeció su oración por las vocaciones.

En la homilía, Don Juan Manuel bendijo al Señor porque sigue haciendo fecunda su Iglesia: “porque Él no abandona a su Pueblo y nos sigue dando pastores según su corazón”. Afirmó que el pueblo anhela pastores sencillos, no conflictivos, sin enredos, porque para Dios no hay como gente sencilla; “así se acercan hoy estos hermanos para recibir el orden del presbiterado y el diaconado”.

Dirigiéndose a los nuevos ordenados, les pidió que se empapen de esta misión: “comprométanse con Dios, que soñó que su Hijo pasara por el mundo cantando, bendiciendo, iluminando… sean luz de sus comunidades, de sus sectores, de su pueblo. Todo nuestro México parece una caña pisoteada, y le están quitando su dulzura, su belleza. Toda nuestra Patria que una vez fue luz, hoy es una mecha humeante… necesitamos al mesías, al Cordero de Dios, a ese quien tiene que venir… Por eso queridos hijos, necesitamos el paso del mesías entre nosotros, la presencia, la frescura, la nobleza, la humildad, la inocencia del mesías, para que los proyectos salvíficos de Dios se lleven a cabo en nuestra diócesis. Así sea”.


Visto 756 veces Modificado por última vez en Jueves, 18 Agosto 2016 22:02

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.