Lunes, 04 Julio 2016 00:00

Alegría para nuestra Iglesia

Escrito por  Ruth Rivera
Valora este artículo
(0 votos)

En la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, Dios nos ha dado una nueva alegría, pues en nuestra Diócesis fueron ordenados presbíteros, cuatro diáconos: P. Jesús Antonio Rodríguez, P. Samuel Huerta Tovar, P. Jesús Jonathan Robles Lira, P. Cirilo San Martín García.

Estas fueron las palabras con las que el Excelentísimo Señor Obispo Francisco González Ramos se dirigió a los familiares de los candidatos, a los fieles laicos y a todos los presentes que se reunieron para celebrar esta misa en honor al Sagrado Corazón de Jesús: “El amor palpitante de Jesús el Señor que celebramos en esta solemnidad, es verificable en la docilidad que él mismo tiene al Padre para cumplir su voluntad; esa docilidad la encontramos en María, cuando pronunció su Fiat al Señor; es verificable en la vida de muchos santos que le han dicho que sí a Dios, muchas veces en contra de la corriente del mundo que los rodea, muchas veces sin entender lo que el mismo Dios quiere, y otras muchas veces, con miedo. Ustedes mismos han sido dóciles desde que escucharon este llamado, y luego lo fueron en el proceso formativo del seminario; hoy que serán ordenados sacerdotes, el Señor les seguirá pidiendo docilidad, a través de la meditación y escucha de la palabra. Sean dóciles, porque el que es dócil al Señor, vive con alegría y responsabilidad el ministerio que se le confía.”

Y siguiendo con esa temática, el obispo los invitó a vivir la unción del Espíritu, y a dejarse trasformar por él, “la unción del Espíritu -dijo Mons. González- los penetrará hasta los huesos, de manera que ya no serán ustedes sino el mismo Cristo quien actuará en ustedes, esta unción del Espíritu, los llevará, si le son dóciles, a remar, siempre y cada día, mar adentro, sin miedos, ni temores, pues sabrán que lo que hacen, lo hacen en el nombre del Señor, y que además, su Espíritu los acompaña.”

Después de la emotiva homilía, los ordenados hicieron delante de todos sus promesas de obediencia, la asamblea invocó la intercesión de los santos y después el Obispo junto con todos los presbíteros presentes impusieron las manos a los nuevos sacerdotes. Enseguida fueron revestidos con los ornamentos sagrados, y luego ungidos en las manos con el Santo Crisma; el Obispo les entregó la patena con el pan y el cáliz con el vino para la celebración de la Eucaristía, al final les dio el saludo de la paz, y finalmente, les besó las manos, como signo del reconocimiento de su consagración.

Al final de la celebración, el Obispo los envió a ejercer su nuevo ministerio a las siguientes comunidades: al padre Jesús Antonio a la parroquia de Santiago Apóstol en Cuautlapan, al padre Samuel a la parroquia de san Mateo Xholoc, al padre Cirilo a la parroquia de san Pedro Apóstol en Nicolás Romero, y al padre Jesús Jonathan al Seminario, como director espiritual del curso introductorio.

¡Felicidades a nuestros nuevos sacerdotes y también a toda la Iglesia diocesana!

Visto 765 veces Modificado por última vez en Lunes, 04 Julio 2016 22:02

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.