Domingo, 14 Febrero 2016 00:00

El Papa Francisco en el Santuario de la Virgen de Guadalupe.

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Por: José Luis Ramírez



En lo que constituyó  uno de los episodios más emocionantes que vivió el papa Francisco en la jornada sabatina de su visita fue el instante en el que cumplió su deseo de pasar un tiempo solo frente a la imagen de la Virgen de Guadalupe, en la Basílica.

De hecho desde antes de su emprender su viaje, el Sumo Pontífice lanzó la petición al pueblo mexicano de que lo dejaran estar un rato a solas con la imagen de la Virgen de Guadalupe. De esa manera, el Papa se sintió bien de poder reflexionar frente a la imagen de la Virgen de Guadalupe, en lo que calificó como “una muy bella expresión de reflexión común".

En su homilía, recordó el papel del hoy santo Juan Diego en la aparición mariana, quien en “repetidas ocasiones le dijo a la Virgen que él no era la persona adecuada, al contrario, si quería llevar adelante esa obra tenía que elegir a otros ya que él no era ilustrado, letrado o perteneciente al grupo de los que podrían hacerlo. María, empecinada —con el empecinamiento que nace del corazón misericordioso del Padre— le dice: no, que él sería su embajador”.

“Así logra despertar algo que él no sabía expresar, una verdadera bandera de amor y de justicia: en la construcción de ese otro santuario, el de la vida, el de nuestras comunidades, sociedades y culturas, nadie puede quedar afuera”, dijo.

Y en ese sentido, agregó que “todos somos necesarios, especialmente aquellos que normalmente no cuentan por no estar a la «altura de las circunstancias» o por no «aportar el capital necesario» para la construcción de las mismas”.

Por lo mismo, dijo, el Santuario de Dios es la vida de sus hijos, de todos y en todas sus condiciones, especialmente de los jóvenes sin futuro expuestos a un sinfín de situaciones dolorosas, riesgosas, y la de los ancianos sin reconocimiento, olvidados en tantos rincones. “El santuario de Dios son nuestras familias que necesitan de los mínimos necesarios para poder construirse y levantarse. El Santuario de Dios es el rostro de tantos que salen a nuestros caminos” subrayó
Visto 4334 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.