Sábado, 05 Septiembre 2015 00:00

Semanas de encuentro y actualización

Escrito por  CODIPACS Izcalli
Valora este artículo
(0 votos)

La segunda y tercera semanas del mes de julio, en la diócesis de Izcalli, tuvimos por primera vez, dos semanas de encuentro y formación para catequistas y ministros del altar.

La primera semana de formación, en el seminario mayor de nuestra diócesis, se llevó acabo el encuentro de catequistas de todas las parroquias de nuestra diócesis, y aunque pareciera que son pocas nuestras parroquias, en realidad, el número de catequistas abarrotó la grande sala magna del seminario. La semana de formación para catequistas estuvo coordinada por el P. Israel Landeros Flores quien preside este dimensión diocesana. La segunda semana de formación, correspondiente a los ministros del altar estuvo coordinada por los padres Aroldo Olmos y Hugo Raudel quienes coordinan estos trabajos en la diócesis, esta segunda tanda de formación, lo mismo que la de catequistas, llenó el aula de las conferencias.

Es de notar que el ambiente que se percibió durante estas dos semanas fue el de la unidad, la fraternidad y el servicio entre los asistentes, y no podía ser de otra manera pues estos agentes laicos de la pastoral son fundamentales en la vida cristiana de todos los bautizados; los primeros porque son ellos quienes además de enseñarnos los fundamentos de nuestra fe, nos hacen vivir fuertemente una experiencia de Dios; los segundos, porque son ellos quienes a través de su servicio y de su persona, nos comunican a Dios en las celebraciones litúrgicas, ellos se vuelven iconos de vida cristiana para las comunidades que celebran la fe.

Además de este ambiente de vida cristiana, fue notoria la presencia, muchas veces silenciosa, muchas veces bastante participativa de nuestro obispo, Don Francisco González Ramos, él fue quien clausuró estas semanas de encuentro y formación en el seminario con la celebración de la santa misa, en ella, agradeció el servicio y la disponibilidad de todos los agentes laicos de pastoral, además, los invitó a no dejar de ser luz y sal en las comunidades, insistiendo que la manera más efectiva de anunciar a Cristo es el testimonio coherente de nuestra fe, pues, “no hay forma más clara de decir que Cristo vive que, cuando lo anunciamos con nuestras acciones y actitudes”.

Estas semanas no sólo fueron el resultado de la preocupación del obispo y de los padres coordinadores de estas dimensiones en la diócesis, fueron además una consiente respuesta a la necesidad de formar agentes que ayuden en el ministerio y en la tarea de anunciar el evangelio, además es una de las acciones en las que nos preparamos a vivir y celebrar el primer aniversario de nuestra diócesis que el mes próximo estaremos viviendo.

Visto 940 veces Modificado por última vez en Sábado, 05 Septiembre 2015 01:20

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.