Lunes, 22 Junio 2015 00:00

Velada Juvenil Diocesana de Pentecostés

Escrito por  Ruth Rivera
Valora este artículo
(0 votos)

El pasado 23 de mayo en la parroquia de san Ildefonso obispo, municipio de Nicolás Romero, se llevó acabo la primera Velada Juvenil de nuestra recién creada Diócesis de Izcalli. El trabajo fue organizado por la dimensión juvenil y la dimensión vocacional, comandadas por el P. Raúl Casas Maza y el P. Juan Justino García respectivamente. Cada uno con su grupo de colaboradores lograron una velada excepcional de muchos frutos para la diócesis, pero en especial para los jóvenes que participaron.

 

Jóvenes venidos de toda la diócesis, matrimonios, seminaristas, religiosos, sacerdotes y el mismo obispo se dieron cita en la parroquia arriba mencionada para orar y alabar al Señor. Todo comenzó a las 8 de la noche con la recepción y la animación. Todos parecían seguir los consejos del Santo Padre Francisco respecto de hacer lío para anunciar la alegría del Evangelio. A las 11 de la noche, nuestro obispo Francisco González Ramos presidió la Santa Misa, acompañado del párroco del lugar P. David García Contreras y los padres coordinadores de la velada. En la misa el Obispo Francisco nos recordó que “la fiesta de Pentecostés, es la fiesta de la alegría, pues sabernos acompañados por el Santo Espíritu de Dios, significa para el cristiano, especialmente para el joven, no sentirse solo en el camino de la vida, especialmente en el momento de las decisiones y en la construcción de un mundo mejor”, además, dijo que “Pentecostés no es un hecho aislado en el pasado sino un constante presente en la Iglesia, pues la constante presencia del Espíritu Santo se manifiesta en hechos concretos en la vida de todo ser humano”, por eso insistió a los jóvenes a ser dóciles a la acción del Espíritu de Dios en sus vidas y a dejarse acompañar por Él en sus decisiones.

Después de la homilía, el obispo hizo el envío de los equipos diocesanos de pastoral juvenil y pastoral vocacional a sus respectivas misiones en el territorio diocesano, hecho que motivó mucho a los asistentes pues fueron testigos de que ser joven también es algo serio que puede ayudar a construir un mundo y una Iglesia mejores.

Después de la Celebración Eucarística hubo diversas actividades para los asistentes, entre ellas no pudo faltar la oración comunitaria y personal en la Hora Santa, el trabajo en pequeños grupos de reflexión, la animación y la alabanza, los cantos y el compartir experiencias.

Al final, los participantes salieron alegres por su participación en una hermosa experiencia de Iglesia, donde el Espíritu del Señor sopla y se mueve como en Pentecostés con la primera comunidad cristiana.

Visto 5740 veces Modificado por última vez en Lunes, 22 Junio 2015 23:41

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.