Miércoles, 18 Julio 2018 00:00

Diócesis de Valle de Chalco - XIV PEREGRINACIÓN DIOCESANA

Escrito por  CODIPACS Valle de Chalco
Valora este artículo
(0 votos)

La Diócesis de Valle de Chalco peregrinó con alegría entre porras, cantos y el rezo del Santo Rosario Guadalupano, para dar gracias por una año más de vida y para poner en las manos de Santa María de Guadalupe.

 

Encabezados por nuestro Obispo, S.E. Mons. Víctor René Rodríguez Gómez y junto con los Sacerdotes, Religiosas y Laicos recorrimos el Camino del Peregrino, cada Vicaría Episcopal; San Juan Diego, Santiago Apóstol y Nuestra Sra. de la Asunción.

La Iglesia Diocesana de Valle de Chalco, celebró su XIV aniversario en la peregrinación a la Casita Sagrada del Tepeyac, poniendo en las manos de Santa María de Guadalupe su Plan Diocesano de Pastoral; la misión infantil de verano, la catequesis del próximo ciclo, los consejos parroquiales y a todos los agentes de pastoral para que Santa María de Guadalupe que le den la gracia y generosidad de responder a esta vocación que Dios le ha encomendado.

 

La Diócesis de Valle de Chalco llegó a la Basílica de Guadalupe para honrar, venerar y experimentar el amor de Santa María de Guadalupe, se contó con aproximadamente 36 voluntarios que apoyaron en el orden y prevención, también con la participación de la Red de Comunicadores que con mucho entusiasmo realizaron su labor informativa.

El obispo de la Diócesis de Valle de Chalco, Mons. Víctor René Rodríguez Gómez, presentó también a Nuestro Señor, a los hermanos de la tercera edad que tienen una discapacidad, señaló que tienen la oportunidad de servirles y de imitar el amor de la Santísima Virgen María hacia ellos. En su homilía, Mons. Rodríguez recordó que el Papa Francisco, en su visita a México, indicó que la petición de la Virgen de Guadalupe es hacerle una “Casita” y desea que se construya en el corazón de cada uno, donde quepan todos, especialmente los más pobres, con humildad, sencillez, nuestra conciencia de necesitados, de ser peregrinos y para recibir el amor maternal de María y todas las muestras de ternura y delicadeza. Resaltó que la Casita Sagrada tienen que ser las parroquias donde se muestre una Iglesia de puertas abiertas y misericordiosa, con rostro humano, que acompaña, acoge y es solidaria; la imagen del Buen Pastor que se hace cargo de quien tiene necesidad de recuperar su dignidad, esperanza, alegría y paz.En ese sentido dijo que la Diócesis de Chalco “quiere ser esa presencia del Reino de Dios que dignifique y santifique”, es por eso que el Plan Diocesano de Pastoral de este año tiene tres objetivos sencillos: (fomentar) la tolerancia, el respeto y la cordialidad, pero esto implica un paso de conversión.

Visto 296 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 Julio 2018 23:00

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.