Miércoles, 06 Diciembre 2017 00:00

Peregrinación Diocesana al Santuario de la Quinta Aparición de la Santísima Virgen de Guadalupe (El cerrito)

Escrito por  Nancy Zuñiga Vargas , Diócesis de Cuautitlán
Valora este artículo
(0 votos)

Con ocasión del Aniversario de la muerte de San Juan Diego. La diócesis se congregó para peregrinar al Santuario de Quinta Aparición de la Santísima Virgen de Guadalupe y casa de San Juan Diego, el 13/06/17.

El punto de partida fue desde la Catedral de San Buenaventura, a las 11:00 hrs. donde se reunieron, presbíteros, seminaristas, religiosas y feligreses de las cuatro Vicarias. La Peregrinación fue encabezada esta ocasión por   el Vicario General Pbro. Samuel Macías Chávez.

Durante el caminar los feligreses expresaron su fe de distintas maneras; rezando el Santo Rosario en comunión, cantando alabanzas y portando en andas adornadas con flores las imágenes de los santos patronos de sus vicarias: San Buenaventura, San Francisco de Asís, La Purísima Concepción y San Pablo Apóstol. En el trayecto se sintió un ambiente de paz y se notó como vivían el sentido pleno de   Plegaria, penitencia y perseverancia.

Al comienzo de la Celebración el Padre Samuel Macías Chávez, dio un mensaje de bienvenida a los peregrinos y agradeció por su caminar de la Catedral al Santuario. Así mismo hizo extensivo a los presentes el saludo del Señor Obispo Don Guillermo Ortiz Mondragón, quien se encontraba en Roma. En su Homilía el Padre Samuel dio el sentido del caminar en la peregrinación y el sentido de la presencia de Dios en nuestra vida. Enfatizo la importancia de sonreír, saludar y poder limar asperezas para que vivamos propiciando un bienestar a los demás y a nosotros mismos, porque estamos temporalmente aquí. Resaltó recordar que contamos con el Auxilio de Nuestra Madre de Guadalupe quien con sus palabras nos dice “No estoy yo aquí que soy tu Madre”.

Al término de la celebración Eucarística, él Pbro. Marcos Rodríguez, resaltó que en ese santuario vivieron los dos videntes de la Virgen y que es el lugar donde el Nican Mopohua narra que Dios envió a la Madre de su Hijo, para intervenir en la sanación de Juan Bernardino. Y que también en este lugar es donde la Virgen dio a Juan Bernardino el nombre que quería llevar de “Guadalupe”.

Para concluir se invitó a los asistentes al atrio del santuario donde se encontraba preparada el área para convivir y manifestar la comunión y unión. Ahí se compartieron los alimentos.

Visto 18 veces Modificado por última vez en Miércoles, 06 Diciembre 2017 23:47

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.