Miércoles, 11 Octubre 2017 00:00

Tres sacerdotes más en la Diócesis de Cuautitlán.

Escrito por  Padre Didier Munsiensi Mawete - CODIPACS Cuautitlán
Valora este artículo
(0 votos)

Cristo es Sumo y Eterno Sacerdote. Este afirmativo se entiende en la naturaleza del sacerdocio mismo. La cual es ofrecer sacrificios y de esa manera ser el mediador entre lo divino y lo humano. Cristo es sumo y eterno sacerdote porque sólo El realiza aquella mediación que salva a los hombres.

Aunque El mismo no se llamó sacerdote, su misión sacerdotal se resalta en la unión hipostática. Por medio de su encarnación, la humanidad se une con la divinidad. De esta forma comprendemos que Cristo realiza la mediación entre lo divino y lo humano. Desde luego el sacerdocio, vivido hoy, es la figura del sacerdocio de Cristo y su forma concreta. En el sentido de que el sacerdote realiza en él la mediación entre Cristo y el pueblo de Dios en el mismo sacerdocio de Cristo sumo y eterno Sacerdote. Con razón tener un sacerdote es una bendición peculiar para la Iglesia y el pueblo de Dios que necesita la redención en Cristo. La Diócesis de Cuautitlán ha experimentado la fuerza del favor de Dios con el don de tres sacerdotes jóvenes Jesús Hernández Vieyra, José Alejandro Ramírez Basilio y Gustavo Quezada Zúñiga. Fueron ordenados el viernes 21 /04/2017 en la Iglesia Catedral de Cuautitlán a las 18 horas por la imposición las manos del Señor Obispo don Guillermo Ortiz Mondragón. Oremos queridos hermanos y hermanas para que el Señor Jesús los haga sacerdotes santos según su corazón. Y que sean buenos pastores de las ovejas en sus comunidades como Cristo el eterno y verdadero pastor según la voluntad de Dios Padre.  

Visto 67 veces Modificado por última vez en Miércoles, 11 Octubre 2017 22:55

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.