Viernes, 21 Julio 2017 00:00

Activa participación de Escuela de Pastoral en la Renovación de la Iglesia

Escrito por  José Luis Ramírez - Diócesis de Nezahualcóyotl
Valora este artículo
(0 votos)

Alcanzar la Iglesia Comunión es la meta ideal que guía ahora a la Diócesis de Nezahualcóyotl y ello ha implicado impulsar con renovadas energías la renovación pastoral a través de un método que vea los orígenes y situaciones que vive en estos tiempos nuestra religión y planear su camino hacia el futuro. Y en este andar, el Equipo Laico al Servicio de la Pastoral, mejor conocido como Escuela de Pastoral, trabaja activamente.

Hoy el futuro ya nos alcanzó y desde que el mandato del Concilio Vaticano II dio impulso a la participación activa y decidida de los laicos al lado de la jerarquía eclesial. Las relaciones cambiaron para que codo a codo, laicos y jerarquía trabajen en comunión hacia la misión de Jesucristo.

Hoy toda la comunidad católica de la Diócesis de Nezahualcóyotl se prepara para vivir una nueva etapa de esa renovación pastoral, para que a principios del mes de mayo su Obispo Héctor Luis Morales Sánchez anuncie el Plan Diocesano.

Cabe mencionar que al mismo tiempo de estos cambios, los integrantes de Escuela de Pastoral se preparan para celebrar su 40 aniversario de actividades incesante en esta iglesia particular.

Todo esto al amparo del Espíritu Santo, pues quien se hace amigo del él, no le teme a la soledad. Porque el Espíritu Santo le da una fuerza emotiva, una firmeza afectiva que le permite tener relaciones sanas, no posesivas. Eso le ha ganado el aprecio de muchos y amistades muy bellas y satisfactorias.

En estos tiempos de cuaresma, todos estos cambios tienen relación estrecha con la Biblia: "Busquen primero el Reino de Dios y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura" (Mt 6,33). El amor nos llena el corazón cuando no nos obsesionamos por alcanzarlo. Lo importante es permitir que el Espíritu Santo nos regale el amor como él quiera, y no tanto como nosotros lo imaginamos. Muchas veces no somos felices porque nos empecinamos en alcanzar una felicidad efímera. Pero hay muchas formas de ser felices.

Hay que aceptar la que nos toque y vivirla con ganas y creatividad. Si dejamos que el Espíritu Santo nos haga vivir el amor como a él le parezca, entonces no existirá la soledad en nuestras vidas. Él es capaz de saciar nuestra sed de amor y de cariño.

Hoy ese Espíritu de amor nos guía para tener una iglesia viva, dinámica, activa y en eso trabajan todos los laicos, tal es el caso de Escuela de Pastoral.

Visto 50 veces Modificado por última vez en Viernes, 21 Julio 2017 22:07

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.