×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 51

MUNDO ACTUAL

Reformas al proceso de nulidad matrimonial

Escrito por  |  Lunes, 28 Septiembre 2015 00:00  |  Publicado en MUNDO ACTUAL

El 8 de septiembre fue presentado el “Motu proprio” Mitis iudex Dominus Iesus, del 15 de agosto de 2015, donde el Papa Francisco hizo la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad del matrimonio en el Código de Derecho Canónico. Con la potestad que tiene como sucesor de Pedro, fortalece y reivindica el derecho que tienen ante el Señor los pastores de las Iglesias particulares de juzgar a sus súbditos, llevando a cabo la obra de la justicia y la verdad, teniendo como guía la ley suprema de la salvación de las almas.

Los criterios fundamentales de este motu propio son: 1. Una sola sentencia en favor de la nulidad es suficiente, siempre y cuando se llegue a la certeza moral en conformidad con la ley. 2. La constitución de juez único –clérigo- es responsabilidad del obispo evitando cualquier tipo de laxismo. 3. El mismo obispo es juez, de acuerdo con las enseñanzas del Vaticano II, es juez de los fieles a él encomendados, de una manera más especial en el proceso breve para resolver los casos de nulidad más obvios. 4. El proceso más breve, cuando a favor de la nulidad matrimonial se tienen argumentos particularmente evidentes. 4. La apelación se hará en la Sede Metropolitana, como signo distintivo de la colegialidad de la Iglesia. 5. La tarea propia de las Conferencias Episcopales, será estimular y ayudar a los obispos a poner en práctica la reforma del proceso matrimonial, salvando los justos y honestos salarios de los trabajadores del tribunal, se asegure la gratuidad de los procesos, mostrando el amor gratuito de Cristo por el cual hemos sido salvados. 6. El recurso a la Sede Apostólica. Se mantiene el recurso al Tribunal Ordinario de la Sede Apostólica, es decir, a la Rota Romana; fortaleciendo la unión entre la Sede de Pedro y las Iglesias particulares. 7. Previsión para las Iglesias orientales. Se publicó por separado las reglas para el proceso de reforma de la disciplina de los procesos matrimoniales en el Código de los cánones de las iglesias orientales.

Considerando todo lo anterior se decretó y estableció la sustitución del Libro VII del Código de derecho canónico, Parte III, Título I, Capítulo I de las causas de la declaración de nulidad del matrimonio (cánones 1671 al 1691) a partir del 8 de diciembre de 2015.

Entre otros elementos se señalan las circunstancias por las cuales se puede permitir un proceso más breve, según los cánones 1683-1687, como son: la falta de fe que pueda generar la simulación del consentimiento o el error que determina la voluntad, la brevedad de la vida matrimonial, el aborto procurado para impedir la procreación, la obstinada permanencia en una relación extramatrimonial en el momento de la boda o en un momento inmediatamente posterior a la misma, el ocultamiento doloso de la esterilidad o de una grave enfermedad contagiosa, o por ocultar los hijos nacidos de una relación anterior o por ser metido a la cárcel, también que la causa del matrimonio sea totalmente ajena a la vida matrimonial u orillado por un embarazo no planificado de la mujer, la violencia física infligida para obtener el consentimiento, la falta de uso de razón probada por documentos médicos etc.

Con esta reforma el Santo Padre Francisco sigue la reflexión de los obispos del Sínodo Extraordinario sobre la familia del año anterior, que solicitaron que el proceso de nulidad sea más expedito y accesible.

Artículo Migrantes (2da parte)

Escrito por  |  Lunes, 28 Septiembre 2015 00:00  |  Publicado en MUNDO ACTUAL

Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y tomen posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo. Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa. Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver.» Entonces los justos dirán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber?, ¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos?, ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y te fuimos a ver? El Rey responderá: «En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí.» (Mt 25, 34-40)

En el contexto de la celebración de la Jornada Nacional del Migrante que se lleva a cabo en México y algunos países de Centroamérica el 6 de septiembre, la Iglesia nos recuerda a partir del Evangelio de Mateo cuáles son las líneas pastorales a seguir en la atención a nuestros hermanos migrantes.

La realidad de la Movilidad humana revela cuan graves y nefastas son las estructuras de pecado en un mundo globalizado. Sin embargo este mismo mundo pone de manifiesto a los pobres que se movilizan en búsqueda de dignidad y posibilidades de vida.

Por todo ello vemos los tiempos y los espacios de la movilidad humana como un kairós, una oportunidad ofrecida por Dios a la Iglesia y al Evangelio. La migración aparece como un lugar teológico donde el propio Jesús es el rostro de los migrantes, refugiados e itinerantes que nos salen al encuentro, exigiéndonos amor, solidaridad y justica.

La Iglesia misma es llamada a la conversión por la movilidad humana, a desinstalarse de su talante sedentario y a volverse itinerante con Cristo.

Una atención especial a la familia de los migrantes, refugiados e itinerantes ha de ser parte sustancial de la pastoral de la movilidad humana, pues es en el seno de la familia donde se viven los dramas más profundos y las graves consecuencias de la desintegración, el abandono y la soledad. La reunificación familiar ha de ser un aspecto fundamental a ser protegido por la Iglesia y la sociedad.

Aún no hemos terminado, falta mucho por hacer, síguenos a través de este artículo para conocer que puedes hacer por nuestros hermanos migrantes.

“La Caridad de Cristo hacia los emigrantes” (Documentos pontificios 95)

Presentemos a un Dios identificado con los pobres

Escrito por  |  Lunes, 14 Septiembre 2015 00:00  |  Publicado en MUNDO ACTUAL

Por: CODIPACS Teotihuacan

En un siglo donde la libertad y la dignidad de las hijas e hijos de Dios se ve tan  pisoteada por la violencia, hambre, enfermedad, consumismo, despojo, exclusión, discriminación y aniquilamiento, ser el pueblo de Dios es rescatar personal y colectivamente, esa dignidad de la persona creada a imagen y semejanza de un Dios de vida y amor. Por qué este pueblo, sabe que la mejor manera de honrar a Dios es luchar contra en desamparo y la necesidad de los demás, contra el dolor, el hambre, la discriminación y exclusión que este sistema en el que vivimos trae cómo resultado para millones de personas (Mc 2-23; 3.5).


Página 10 de 12